ricardo daniel larrauri peña

Si bien uso la tarjeta con éxito en general, en algunos casos me encuentro con empleadas de comercio que aman más los protocolos recomendados que las leyes que nos amparan a todos, en general, estos seres dicen, que me importan las leyes!!! o a mi no me vengas con leyes, todo el mundo usa tapabocas!!! etc, etc.
Esta es la gente que tenemos que educar con estos fundamentos y pacíficamente.
He entrado a comercios exibiendo la tarjeta pero sin decir nada sobre ella y sin inconveniente de parte de quien atiende.
También me ha sucedido que se ha abierto el diálogo positivo con empleados de comercio el cual no tenía idea de que existía una tarjeta y además se llevó el código QR puesto en el celular.
La tarjeta sola no sirve si no hay fundamentos firmes de nuestra parte y al mismo tiempo es una herramienta para cargarnos energéticamente al defender nuestros derechos inalienables.
A ti lector, te recomiendo que la imprimas, autografíes y plastifiques, y lo más importante, que comienzes a usarla en la medida de tus capacidades.
El momento es ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You cannot copy content of this page